Subscribe to Expedientes X

Crónica neoyorquina (y I)

4

Parece que David Duchovny desde que está realizado su primera obra de teatro anda más mesurado ya que, como cualquier seguidor del mundillo de “Expediente X” habrá podido comprobar, ha disminuido el número de sus apariciones en lugares públicos, rumores de posibles trabajos o falacias sobre su vida personal,… Por ello, y como no hay una noticia mejor, os traigo una genial historia de nuestra amiga PiLiaM.

Para aquellos que no lo sepan esta guapa murciana malagueña decidió ir a principios de Diciembre a Nueva York a ver “The Break Of Noon” y conocer a su ídolo. Hoy os traigo una primera parte que continuaré mañana sacada del “Foro Expediente X – I Want To Believe” (donde podéis leer el texto totalmente editado y con todas las fotografías). El texto es genial, así que no os perdáis detalle.

04-12-2010

Luccille Lortel Theatre

New York City

Tras comprobar que no es tarea fácil conseguir uno de esos taxis amarillos en pleno centro de Manhattan llegamos a la calle del teatro en poco más de diez minutos. La verdad es que no estaba muy lejos de nuestro hotel pero era el primer día, no habíamos dormido nada la noche anterior en el avión y nuestra visita mañanera a la Estatua de la Libertad con su correspondiente espera de casi dos horas para subir al barco que nos llevaría a Liberty Island, había acabado un poco con nuestra resistencia. Estaba también ahí la opción del metro, pero había que hacer varios trasbordos y por ello optamos por el riesgo que siempre es coger un taxi neoyorquino con su correspondiente conductor loco.

La calle del teatro no podía ser más peculiar. St. Christopher Street en Nueva York es como Chueca a Madrid. Banderitas con arco iris en casi cada ventana, travestis por la calle con conversaciones un tanto…, tiendas con escaparates bastante curioso…

La representación comenzaba a las 19:00 aunque llegamos como hora y cuarto antes. La emoción del primer día, claro está. Al fin estaba frente a ese modesto teatro que tantas veces había visto en las fotos de otros fans que lo habían visitado las semanas anteriores. El cartel de la obra con Duchovny como protagonista franqueaba por ambos laterales la puerta principal del teatro y como no, tenía que hacer una foto junto a él.

Mi hermana me metía prisas para hacerme la foto pero le dije que esperáramos un rato, que seguramente David estaría por el barrio y no quería pasar la vergüenza de que llegara al teatro y la primera imagen que tuviera de mi fuera yo haciendo el tonto con el cartel de la obra.

Y así fue. No llevaríamos ni cinco minutos en la puerta del teatro cuando apareció David. Ni lo vi venir de lejos. Hasta que no pasó frente a mí no noté su presencia. A parte de nosotras, otra chica americana y friki, esperaba junto a la puerta y David nos dio las buenas tardes para después entrar por la puerta del backstage. Tan solo fueron unos segundos, pero creo que la chica esa y yo comenzamos a inundar con nuestras babas la calle. Ella rápidamente cogió el móvil y me imaginó que comenzó a llamar a toda su comunidad friki para contarle lo sucedido. Me miraba y sonreía como una pava (seguramente yo hacía lo mismo…). Respuesta de mi hermana tras el breve “encuentro”: “Vaya friki estás hecha. Ni gritas, ni lloras, ni le acosas…”.

Unos minutos después ya tuve vía libre para hacerme unas cuantas de fotos con el cartel de la obra a lo Téa Leoni y Gillian Anderson días antes. Aquí os dejo un par de ellas:

Aún faltaba bastante tiempo para que abrieran las puertas, así que decidimos investigar un poco Greenwich Village, sobre todo porque teníamos un gran problema. Los personajes del banco se creen que es muy fácil viajar con billetes de 100 dólares por los EE.UU. y nos encontramos con que solo teníamos billetes grandes para la vuelta, y ya fuera para coger el metro o el taxi (es un peligro, podrían pensar que la vuelta es la propina para ellos…) era una bestialidad. Así que allí estábamos, intentando encontrar una tienda que no fuera un sex shop para comprar algo y cambiar el dinero. La única tienda normal que había por la zona ya estaba cerrada porque era sábado, otra que no tenía muy mala pinta, pese a sus ofertas, la bufanda más barata podía valer 200 dólares, así que acabamos en una especie de farmacias, tan típicas del extranjero, que más que farmacia parece un supermercado. Acabamos comprando un peine sin precio y una barra de labios de cacao para combatir el frío. Grande fue nuestra sorpresa cuando nos dijo el total de la compra y casi tenemos que pagar con dos billetes de 200. (Exageración andaluza, si, pero la compra fue un poco cara para las tonterías que compramos).

Volvimos al teatro y por fin habían abierto la taquilla para recoger las entradas. Me preguntaron el nombre de la reserva y fue entonces cuando el chico se quedó a cuadros y tuvo que pedirme que se lo deletreara. Poco después, abrieron las puertas del teatro y entramos, librándonos por fin del clima exterior. Nos dieron el folleto de la obra y los poco espabilados señores que ayudaban a encontrar los asientos, nos guiaron hacia los nuestros.

Ahí estaba yo, en primera fila. Poco a poco se fue rellenando todo el aforo. Todo menos los dos asientos a mi izquierda. Cosa rara.

Sin más aviso, comenzó a oírse el ruido de varias sirenas y las luces se apagaron.

Cuando se vuelven a encender los focos, David está en el centro del escenario sentado en una silla, con una botella de agua entre sus manos y con la ropa cubierta de sangre.

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/BREAKOFNOON1.jpg

El monólogo puede durar unos diez minutos. Todo el escenario es para David mientras explica lo sucedido. Un antiguo empleado de la oficina en la que trabaja que había sido despedido se había vengado de sus excompañeros. Armado con un rifle, había acabado con la vida de todos ellos (típico americano). El único superviviente había sido él, John Smith (Duchovny). Según él, Dios le había hablado y le había dicho que no se moviera, que de esa manera estaría a salvo. Y así fue.

Los cambios de escenas me encantaron. Cada vez que acaba una se escucha como una especie de explosión, a veces ni se espera que es el final de la escena (con la primera me di el susto de mi vida) y los focos se apagan. El escenario debe tener una plataforma giratoria, la cual rota cada vez que acaba una escena, apareciendo el nuevo decorado (siempre muy sencillo).

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/abogado.jpg

En la segunda escena el protagonista se encuentra en la oficina de su abogado. Es curioso ver como David se cambia de ropa en unos 10 segundos. En cada escena tiene ropa distinta y Duchovny no abandona el escenario más de 10-15 segundos, entre escena y escena. No sé si era por estar en primera fila, pero pese a estar los focos apagados, podía ver a David marcharse del escenario casi corriendo a la vez que se desabrochaba la ropa…

En esta parte de la obra, el personaje de David, el cual tomó una fotografía del asesino en pleno tiroteo con el móvil, conversa con su abogado, el cual le aconseja que aproveche la oportunidad y saque la fotografía a la luz, haciéndose millonario. La fotografía muestra algo más que al asesino, también aparece el cadáver de una mujer y sangre por todas partes. Finalmente parece que a John Smith no le desagrada del todo la idea de hacer negocio con la fotografía, pese a que después de sobrevivir al tiroteo, su filosofía de vida ha cambiado e intenta ser un hombre mejor a la vez que intenta transmitir a todo el mundo con el que se encuentra la palabra de Dios.

Y el cambio de escena esta vez nos lleva a la primera escena de David con Amanda Peet. (MCC Theather no ha subido ninguna imagen de esta escena a Internet).

Mi primer pensamiento al ver a Amanda fue, bueno, no es tan guapa como lo parece en la tele (y eso es lo que pretendían que pensáramos creo yo). El papel de ella era el de exmujer del personaje de Duchovny. Vestía con unos piratas beige, mocasines marrones y un jersey. El pelo lo llevaba más claro y corto.

Su exmarido ha decidido reconquistarla. Tras su “encuentro” con Dios, intenta arreglar las cosas con ella, la madre de su hija y la lleva a dar un paseo sorpresa (la lleva todo el camino con los ojos vendados) por el campo. Su ex le ha organizado un picnic en plena naturaleza. Es una de las escenas más graciosas de la obra. Duchovny había sido un marido horroroso, había pasado un poco de ella, le ponía los cuernos con su prima… y ahora intenta recuperarla mostrando su mejor versión. Cuando Amanda pretende sentarse en unas rocas, él la detiene y coloca su chaqueta debajo para que no se manche, le ha comprado su sándwich favorito y se lo da, colocándole una servilleta, un tenedor, un cuchillo y una cucharilla sobre sus piernas… Todo en plan encantador y super exagerado. Las caras de Amanda cuando David se sienta a su lado e intenta besarle y abrazarle son la caña. A la más mínima en la que su exmujer le lleva la contraria, aparece de nuevo el antiguo y verdadero John Smith y la lía. Acaban a gritos a unos 5 centímetros de la cara del otro hasta que ella se cansa y se va, dejándolo solo en plena naturaleza. Y toca de nuevo cambio de escena.

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/tracee.jpg

Sin duda, ésta fue mi escena favorita de la obra. La actriz es la caña. La mejor del reparto.

Duchovny, tras vender la sangrienta fotografía del tiroteo, ya está hecho un famosillo en toda regla. Es conocido, acude a varios programas… Y éste es uno de los talkshow tan típicamente americanos al que acude.

La escena mola mucho, nos tratan como si fuéramos los espectadores del programa. La presentadora no deja de repetir una y otra vez que ella cree su historia aunque es evidente que no lo hace. Hay grandes momentos que me recordaban a Expediente X, oír a de los labios de David, “truth”, believe”… y lo más fuerte llegó cuando dijo “sure, fine, wathever”, el cual sonó a guiño total a la serie, porque en la obra en sí no aparece. (Eso sí, solo lo dijo un día de los tres que lo vi).

Al final, John Smith, harto del cachondeo con el que le trata durante toda la entrevista la presentadora, acaba a gritos con ella, insultándola, arrancándose el micrófono y dejan a la periodista, a solas con su público. No me pude reír más en la obra. La expresividad de la actriz es lo más, la voz, los gestos que hace… Y su frase “para ser tan viejo tienes una cara muy guapa”. El fin de esa escena nos lleva a la siguiente con Amanda.

Aparece Peet sentada en un banco. Espera a David, el cual aparece con un gorro y unas gafas de sol, según él, porque los periodistas le acosan.

Ahora, desde luego, teníamos frente a nosotras a la verdadera Amanda. Ya con el pelo largo, un escote bastante pronunciado, ropa ajustada y botas con tacón. Su segundo papel es el de la prima de la exmujer de David y amante de éste.

Ella se alegra mucho de verle. Le dice que desde el primer momento le ha creído y que cuando oyó la noticia del tiroteo sabía que él estaba vivo. Es la primera persona en la obra que no le toma por loco. Una cosa lleva a la otra y para variar, a la mínima en la que no están de acuerdo con él, la cosa se pone fea y comienza otra nueva discusión. El personaje de Amanda le recalca que ya sabe que había intentado de volver con su ex, que no hace falta que lo oculte pero rápidamente se ablanda, preguntándole si alguna vez le ha querido. Por una cosa y otra, acaban a grito pelado de nuevo pero esta reconciliación es distinta. De los gritos pasan a los besos y prácticamente se comen el uno al otro. Las manos de David no se separan del trasero de su amante. Por fin, una escena acaba bien para John Smith, aunque dice necesitar tiempo.

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/gigi.jpg

La siguiente escena vuelve a estar protagonizada por la actriz que hace de presentadora en el talkshow.

En el escenario aparece una cama de un hotel y David está arrodillado frente a los pies de ella, rezando, con una biblia entre sus manos. Lleva una camisa y unos Calvin Klein. De repente, aparece Gigi, con una radio, la cual enciende y comienza a sonar una música seductora. David la mira y ésta se quita el abrigo, quedando frente a él con las pintas en las que aparece en la fotografía, Duchovny suspira y decide seguir rezando. La prostituta, se abalanza sobre él, el cual en un principio intenta resistirse aunque tampoco es que le ponga mucha reticencia. Acaban sobre la cama, ella sobre él, hablándole en francés, proponiéndole distintos personajes en los que se puede meter… Gigi le quita la camisa y se mete bajo las sábanas, haciéndole unos trabajillos no manuales, sino orales… Por fin, John, encuentra la fuerza de voluntad para detenerla y sale casi espantado de la cama. Intenta vestirse aunque ella intenta impedírselo.

Lo único que la detiene son las palabras de David, el cual le dice que conocía a su madre. Ella se sorprende, enciende la luz y le mira fijamente, es entonces cuando se da cuenta de que ese hombre es el mismo que sale en la televisión. Su madre resulta ser la mujer que aparece muerta en la fotografía en John Smith ha vendido a la prensa.

Él había quedado con ella para hablar de su madre y ella lo ha confundido con un cliente más. Ésta le echa en cara el tema de la fotografía, le pregunta si se había parado a comprobar si su madre estaba muerta en momento en el que la tomó… Y él se queda pensativo. Gigi no aguanta más la situación y decide marcharse, pero John le tira un puñado de billetes al suelo, diciéndole que ha pagado por su servicio y que aún le queda 10 minutos de su tiempo, así que tendrá que hacer lo que él le pida.

Ella acaba arrodillada, a petición de él, rezando y pidiéndole a Dios que le perdone por todas sus equivocaciones.

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/poli.jpg

La última escena acompañada de David vuelve a ser con el actor que antes hizo el papel de su abogado. En esta ocasión su papel es el de detective. Esta es le escena que me pareció más flojilla.

John Smith se vuelve a enfrentar a otro incrédulo que además es oficial de la ley. Siente que le tratan como a un sospechoso y eso hace que su comportamiento más “agresivo” vuelva a aflorar.

Lo mejor de esta escena es la chaqueta de cuero y David.

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/DUCHI.jpg

Última escena. Un nuevo monólogo de David.

En el escenario aparece una escalera con tres escalones, a cada lado, una especie de candelabro. Nos encontramos en una especie de reunión con seguidores de John Smith. Éste habla directamente con el público, llamándonos “hermanos y hermanas”.

Resumen todo lo que le ha sucedido desde que sobrevivió al tiroteo. Desde entonces ha intentado transmitir el mensaje que Dios le dio a todo el mundo aunque poca gente le ha creído. Aunque ha intentado cambiar, en todas las escenas se ve que sigue siendo el mismo hombre que era antes del suceso, el cual de “bueno” no tenía nada.

Vuelve a contar lo que sucedió durante el tiroteo, con la excepción, de que esta vez cuenta toda la verdad.

Una luz le iluminó, oyó la voz de un hombre al que él reconoció como Dios, el cual le dijo que sobreviviría sino se movía. Lo que no había contado hasta entonces es que el asesino le vio y se acercó a él. Le disparó, una vez, otra y otra, pero ninguna bala salió del rifle. Entonces, el asesino, cogió el rifle y apuntó hacia él mismo, la primera vez que apretó el gatillo salió la bala, acabando con su vida frente a él.

Cuando John Smith acaba de pronunciar sus palabras, se puede ver como comienza a levitar. Un nuevo sonido de explosión y los focos se apagan. And THE END.

Y yo me sigo preguntando cómo han conseguido hacer que David levite y no se note absolutamente nada raro. No se ven cuerdas, ni sombras, ni nada.

En general, la obra me gustó bastante. Tiene momentos de todo, serios y divertidos y seguramente el hecho de que David no abandonara el escenario durante hora y media tiene mucho que ver en ello.

También ayudó el hecho de que me la hubiera leído antes, sino, seguramente me hubiera quedado a cuadros porque es un poco rarilla. Mi hermana, por ejemplo, que no sabía de qué iba, tenía asiento en la fila H, no entendía mucho y olvidó las gafas en el hotel y al acabar me preguntó que por qué salía borracho en la primera escena… La pobre ni entendía, ni veía la sangre en la ropa y nunca había oído la verdadera voz de David…

Como en todas las obras, tras los aplausos, los actores salieron a saludar de uno en uno y la mayor parte de la ovación se la llevaron la actriz que hace de presentadora/prostituta y Duchovny.

Y tras la obra, como no podía ser de otra manera, había que esperar a que David saliera del teatro.

Nos quedamos esperando un grupillo bastante amplio y tan solo unos minutos después David salía por la puerta principal del teatro.

Mi hermana ya estaba preparada con la cámara y yo tenía un par de fotos que imprimí para que me firmara, la foto de la premiere de Londres y el libreto de la obra.

La gente parecía que no se decidía y David tomó la iniciativa invitando a que nos acercáramos. Me miró y me hizo un gesto para firmarme y hacernos la foto, supongo que porque vio que éramos de las pocas que estábamos preparadas, con cámara, bolígrafo y fotos en mano, no porque tuviera fijación en mí…

Entonces la gente comenzó a acercarse y él a firmar, cada vez que no tenía nada que firmar me volvía a mirar, como diciendo, venga, te toca… Así que tengo bastantes fotos a su lado y él firmando a otra gente. La verdad es que yo tenía ninguna bulla, así disfrutaba más a su lado… y hacía el tonto en las fotos que mi hermana me hacía de mientras. Aquí os dejo una de ejemplo (las más pasable, otras nunca verán la luz):

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/DSC_0844.jpg

Ya no recuerdo si me firmó antes o después de la foto. Cuando saque tiempo escaneo las cosas que me firmó y las subo, porque ahora tengo el scanner desinstalado.

Y tras la espera, llegó mi turno.

Unos minutos después, mientras David seguía firmando y haciéndose fotos con los fans, se volvió y comenzó a abrazar a una chica. Pensé, ¿quién será la suertuda? No podía ser otra. Amanda Peet salía del teatro y con la excusa de que tenía prisas, lo único que hizo fue despedirse de David. Si no hubiera sido porque él se dio la vuelta, la verdad es que la gran mayoría no habríamos notado ni que se iba.

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/DSC_0847.jpg

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/DSC_0848.jpg

Y aquí os dejo una selección de las fotos que le hicimos a David mientras firmaba al resto de la gente.

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/DSC_0853.jpg

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/DSC_0854.jpg

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/DSC_0856.jpg

Feliz porque se iba a su casita.

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/DSC_0864.jpg

Pero un chico extraño apareció corriendo, a saber de dónde venía, con póster XL de ‘Californication’.

http://i276.photobucket.com/albums/kk39/PiLi_aM/DSC_0866.jpg

Antes de montarse en el coche que le estaba esperando, se volvió hacia la gente y preguntó si todo el mundo tenía lo que quería, foto o firma. Poco apañado él.

Y la verdad es que ya no sé qué fue lo que hice. Supongo que cenaríamos por ahí y volvimos al hotel para comenzar a recuperar horas de sueño, pero antes mandé unos cuantos sms frikis a España xD

Si queréis leer la segunda parte de este viaje os invito a pasar por el siguiente enlace.

Comentarios

4 Comentarios en “Crónica neoyorquina (y I)”
  1. scubi dice:

    Ays, pero qué envidia…de la buena :) ….

    Genial la crónica, esperamos ansiosos la segunda parte ^_^

    Y muchas gracias desde aquí PiliAM, por haberle dado mi pequeña insignia x fila para él. Eternamente agradecida :)

  2. xffever dice:

    Que buena cronica,yo creo que esta chica ya recibio su regalo de navidad por adelantado.

  3. CarlosD dice:

    Queee grandiosoo!! muy buena crónica y envidiable experiencia!
    me encanta saber que David es así de genial con la gente! me alegro de que vivieras esta experiencia! ^^

  4. dundalk dice:

    wow Pili te lo has currado un montón!
    Enhorabuena y gracias por la crónica!

Forma parte de la comunidad

Cuéntanos que opinas al respecto...
¡Y si quieres puedes completar el comentario incluyendo una imagen personal tuya que puedes conseguir en Gravatar!