Subscribe to Expedientes X

Sucesos inexplicables: Círculos en las cosechas

7

CÍRCULOS DE LAS COSECHAS: UN ENIGMA CIENTÍFICO.
Por: Víctor Martínez
(Para cualquier duda sobre el tema, proposición de otros o hablar con el autor sobre cualquier hecho relativo pedimos que os pongáis en contacto con él a través del siguiente correo: victormartinez.mp@gmail.com).

Introducción.
Entre los grandes misterios existentes, sin duda uno de los más apasionantes es el de los círculos de la cosecha o “crop circles”. Estas formaciones, que aparecen de la noche a la mañana en los campos de cultivo, se presentan de manera individual o en conjuntos de dos o más círculos (aunque existen reportes referentes a otras figuras geométricas), con las plantas aplastadas y arremolinadas bajo muy diversas configuraciones, dando como resultado múltiples geometrías y figuras (fig. 1).

Fig. 1. Espectacular “crop circle” aparecido en Milk Hill, Wiltshire (Inglaterra) en agosto de 2001. La figura tenía unos 240 m de diámetro y se componía de 409 círculos. (Fotografía: Steve Alexander)

Los casos se suceden cada año, especialmente en verano y mayormente centralizados en Inglaterra, aunque también se tienen registros en países tan distantes como Australia o Estados Unidos.

Algunos Antecedentes.
Si bien la proliferación de círculos de la cosechas se dio a partir de 1978, con el pico de máxima intensidad situado en la década de los ochenta, existen informaciones anteriores que se han relacionado con el tema.

Así, en Hertfordshire (Inglaterra), existe un panfleto publicado en 1678 que muestra un dibujo conocido como “El Diablo Segador” (fig. 2), en el cual un diablo aparece segando en un campo algo muy parecido a un círculo de las cosechas. El dibujo aparece junto a una noticia que explica la historia de un campesino que rechazó que un jornalero segara su campo ante las altas peticiones económicas de éste. Ante esto, el campesino alegó que el diablo segaría su campo antes que el jornalero lo tocara. Esa misma noche se observó cómo el cielo sobre el sembrado era “todo una llama”. Al día siguiente, el campesino se encontró con una extraña formación en sus cultivos.

Mucho más cercanos en el tiempo son los sucesos acaecidos en la localidad australiana de Tully (Magee, 1966; Edwards, 1967; Vallée, 1969). Allí, el 19 de Enero de 1966, George Pedley, un plantador de bananas de 27 años, quien se hallaba conduciendo su tractor, se vio sorprendido hacia las 9 de la mañana por un intenso sonido similar a un silbido. A continuación, pudo observar un extraño objeto que se hallaba a unos 25 m de distancia, y que fue descrito en su forma como el clásico “platillo volante”, con un color azul grisáceo y unas dimensiones aproximadas de 8 m de diámetro y 3 m de altura, que se elevaba sobre la laguna Horseshoe. El artefacto, que realizaba un movimiento de rotación, se elevó hasta unos 20 m para alejarse a continuación a gran velocidad hacia el suroeste. Seguidamente, el hombre descubrió en el lugar un círculo en el que las cañas se hallaban rotas y aplastadas en el sentido de las agujas del reloj. En los días sucesivos de Enero se encontraron otros cuatro círculos de similares características, exceptuando uno de ellos en el cual las cañas se arremolinaban al contrario de las agujas del reloj. El diámetro de los círculos variaba de 2,5 a 10 m. Los análisis realizados por la Universidad de Queensland descartaron la acción de radiación sobre el terreno.

El anterior suceso ocurrido en Australia es sólo el más famoso de los antecedentes de los “crop circles”, pero no el único. Existen numerosos casos similares (no todos asociados a testimonios sobre OVNIs), especialmente a comienzos de la década de los setenta.

Investigadores Y Falsificadores.
Durante la década de los ochenta, en medio de todo el aluvión de reportes relativos a la aparición de círculos en los cultivos del Reino Unido, investigadores como Pat Delgado y Colin Andrews (1989), o Andy Thomas (1998), se dedicaron a reunir los numerosos informes, a hacer mediciones en los círculos, a intentar hallar constantes en los mismos, y, por supuesto, a buscar posibles hipótesis que pudieran explicar la formación de las extrañas figuras.

Fig. 2. “El Diablo Segador”, dibujo del S. XVII.

Esas investigaciones toparon con un sorprendente hecho, y es que con el paso del tiempo, los nuevos círculos descubiertos poseían cada vez mayor complejidad en su geometría.

En Septiembre de 1991, la aparición en la escena pública de dos hombres, Doug Bower -67 años- y Dave Chorley -62 años- (CBC Radio, 1991), pareció dar un vuelco definitivo a las investigaciones. En concreto, los dos afirmaban ser los autores de los círculos de las cosechas aparecidos en el sur de Inglaterra, fraude que aseguraban haber estado perpetrando desde 1978 mediante el uso de cuerdas y tablas de madera. La idea para realizar estos fraudes había surgido a raíz de las noticias del suceso de Tully, las cuales Bower había leído cuando vivía en Australia.

A pesar de que en sus demostraciones nunca lograron fabricar círculos perfectos, sus acciones dieron lugar a todo un “movimiento artístico” de creadores de círculos que se extiende hasta la actualidad.

Los Estudios Científicos: Anormalidades En Las Plantas.
Si bien se tiene la certeza de que son numerosas las figuras del sembrado debidas a la acción humana, esto no quita para que equipos como el BLT Research Team hayan continuado con sus estudios, reuniendo interesantes evidencias que parecen demostrar la “autenticidad” de muchos de los círculos, entendiéndose por ello el origen no humano de los mismos. Así, se han observado algunas características relevantes:

- Por un lado, las plantas de los círculos aparecen dobladas en ocasiones hasta casi 90 grados sin hallarse partidas. Además, se han registrado mediante brújulas anormales perturbaciones magnéticas en el interior de los círculos. (Delgado y Andrews, 1989)

Además de estas observaciones, se han realizado importantes hallazgos que pueden encontrarse en varios estudios científicos, todos ellos en base a observaciones y análisis sobre muestras en el interior de los círculos comparadas con muestras de control fuera de ellos. Dichos descubrimientos son los siguientes:

- Existencia de la interrupción del desarrollo de las semillas, malformaciones en las mismas debidas a ello y a deshidratación posterior, tejido epidérmico carbonizado y aumento del tamaño de los poros de la pared celular como posible respuesta a una entrada rápida de calor. (Levengood, 1994)
- En base al estudio relativo a una formación aparecida en Agosto de 1993 en Cherhill, Wiltshire (Inglaterra), Levengood y Burke (1995) demostraron la existencia de óxidos de hierro (hematites y magnetita) de origen meteorítico en el interior de las plantas. El hierro se habría introducido en las mismas estando semi-fundido, lo que sería señal de una exposición a altas temperaturas.
- Anormal elongación de los nudos de los tallos y existencia en algunos de ellos de unos agujeros bautizados como “cavidades de expulsión” (fig. 3), causados por el calentamiento en el tejido de la planta (Levengood y Talbott, 1999). Estas anormalidades en los nudos fueron relacionadas por los autores con la exposición a radiación electromagnética, sugiriendo una fórmula cuantitativa que relacionaba la longitud de los nudos de los tallos con la fracción de energía absorbida. Así, Haselhoff (2001) aplicó dichos estudios con alguna corrección, comprobando que una formación demostrada como fraudulenta no arrojaba los mismos resultados positivos en cuanto a dicha relación. Sin embargo, Grassi, Cocheo y Russo (2005), criticaron duramente esta supuesta relación, argumentando entre otras cosas una omisión de datos en el modelo propuesto, y actualizando los resultados de Haselhoff, finalizando así con una no tan amplia diferencia entre los datos arrojados por los círculos “auténticos” y el fraude analizado por Haselhoff. Así, según estos autores, la elongación de los nudos se debería únicamente a la aplicación de fuerza por parte de los falsificadores de círculos al momento de realizarlos.
- Aumento del grado de cristalinidad de minerales de la tierra afectada, concretamente de la illita (mica) (BLT Research Team, 2002). El científico que logró este hallazgo fue el Dr. Sampath S. Iyengar, geoquímico y mineralogista del Laboratorio de Tecnología de los Materiales (California), quien estudió mediante el método de difracción de Rayos X diversas muestras procedentes de una zona de Edmonton (Canadá) con siete formaciones. Su trabajo fue evaluado posteriormente por Robert C. Reynolds Jr., geólogo del Dartmouth College de Hanover, New Hampshire (Estados Unidos), quien dio el visto bueno al informe. Dentro del mismo estudio referente a los círculos de Edmonton, también se pudo refrendar de nuevo la existencia de las cavidades de expulsión y la anormal elongación de los nudos. Además, pudo relacionarse este aumento en los nudos con el incremento en el grado de cristalinidad con más de un 99% de confianza.

Fig. 3. A la izquierda, cuatro tallos de plantas de control; a la derecha, cuatro tallos de plantas procedentes del interior de un círculo (Logan, Estados Unidos, 1996) que muestran cavidades de expulsión. (Imagen: Levengood y Talbott, 1999)

Hipótesis Y Conclusión.
Si bien los hay quienes están convencidos de que las figuras de los sembrados son obra de Gaia, la madre Tierra, la cual estaría avisándonos de nuestro mal hacer a la hora de cuidar el planeta, ésta parece la hipótesis más elucubrativa y no se sostiene en base a ninguna evidencia.

Por otro lado, el biofísico Levengood defiende en sus diferentes trabajos la existencia de vórtices de plasma ionizado como causantes de las extrañas figuras. Sin embargo, las propias formas geométricas (cada vez más complejas), que claramente esconden detrás alguna inteligencia, parecen echar por tierra esta hipótesis, al menos si se tienen en cuenta las complejas formaciones aparecidas desde los años noventa.

Así las cosas, las hipótesis más probables parecen aquellas que alegan a algún tipo de inteligencia como causante de los misteriosos círculos. Por un lado, están quienes defienden que la inteligencia humana está detrás del 100% de las figuras aparecidas, siendo por tanto fraudes. Así, Nickell (1992 y 2002) cita algunas características, como la escalación en la frecuencia de aparición, la localizada distribución geográfica o el incremento en complejidad de las formaciones con el tiempo, como evidencias del carácter fraudulento del fenómeno. Sin embargo, las anomalías que se han resumido en el presente trabajo conforman una importante evidencia en contra de la hipótesis del fraude generalizado, a pesar de que los estudios de Levengood han recibido algunas críticas (Nickell, 1996; Grassi, Cocheo y Russo, 2005), las cuales no logran en ningún caso desmontar las anormalidades halladas en las plantas, y mucho menos explicarlas como causadas por los falsificadores.

Por otro lado, son numerosos los que alegan que una inteligencia no humana estaría detrás del misterio, relacionando éste con el fenómeno OVNI. Los avistamientos de luces y extraños objetos en las zonas en que posteriormente aparecen las figuras, constituyen el punto fuerte de esta hipótesis.

En definitiva, si bien es obvio que existe un gran número de figuras en los sembrados que son obra de personas, las numerosas anormalidades de las plantas encontradas en los diferentes estudios científicos, suman en su conjunto una base bastante sólida como para pensar que existe una importante cantidad de figuras que no puede ser explicada en base a hipótesis convencionales.

Bibliografía.
BLT RESEARCH TEAM (2002): Clay-Mineral Crystallization Case Study: 1999 Edmonton, Alberta, Canadá Crop Formation. http://www.bltresearch.com/xrd.php
CBC RADIO (1991): entrevista telefónica del 9 de septiembre. Canadá. (Disponible en: http://www.ufologie.net/htm/chorley01.htm)
DELGADO, P. y ANDREWS, C. (1989): Circular Evidence. (trad. 1994). Testimonios circulares. Tikal ediciones, Madrid, 191 pp.
EDWARDS, F. (1967): Flying Saucers – Here and Now! (trad. 1970). Platillos volantes…aquí y ahora. Plaza & Janés (col. Otros mundos), Barcelona, 67-70.
GRASSI, F., COCHEO, C. y RUSSO, P. (2005): Balls of Ligth: The Questionable Science of Crop Circles. Journal of Scientific Exploration, 19(2), 159-170.
HASELHOFF, E. H. (2001): Opinions and comments on Levengood WC, Talbott NP (1999) Dispersion of energies in worldwide crop formations. Physiol Plant 105: 615-624. Physiologia Plantarum, 111, 123-125.
LEVENGOOD, W. C. (1994): Anatomical anomalies in crop formation plants. Physiologia Plantarum, 92, 356-363. (Disponible en: http://www.bltresearch.com/published/anatomical.php)
LEVENGOOD, W. C. y BURKE, J. A. (1995): Semi-Molten Meteoric Iron Associated with a Crop Formation. Journal of Scientific Exploration, 9(2), 191-199. (Disponible en: http://www.bltresearch.com/published/semi-molten.php)
LEVENGOOD, W. C. y TALBOTT, N. P. (1999): Dispersion of energies in worldwide crop formations. Physiologia Plantarum, 105, 615-624. (Disponible en: http://www.bltresearch.com/published/dispersion.php)
MAGEE, J. (1966): Queensland again. Flying Saucer Review, 12(2), 26-29.
NICKELL, J. (1996): Levengood’s Crop-Circle Plant Research. Skeptical Inquirer, 6(2), 1-2. (Disponible en: http://www.csicop.org/sb/show/levengoods_crop-circle_plant_research/)
NICKELL, J. (2002): Circular Reasoning: The ‘Mystery’ of Crop Circles and Their ‘Orbs’ of Light. Skeptical Inquirer, 26(5). (Disponible en: http://www.csicop.org/si/show/circular_reasoning_the_mystery_of_crop_circles_and_their_orbs_of_light)
NICKEL, J. y FISCHER, J. F. (1992): The crop-circle phenomenon: an investigative report. Skeptical Inquirer, 16(2), 136-149.
THOMAS, A. (1998): Vital Sings. (reed. 2002, trad. 2003). Crop Circles. El enigma de un arte anónimo. Siruela, Madrid, 368 pp.
VALLÉE, J. (1969): Passport to Magonia. (trad. 1972, reed. 1976). Pasaporte a Magonia. Plaza & Janés (col. Realismo Fantástico), Barcelona, 62-65.

Comentarios

7 Comentarios en “Sucesos inexplicables: Círculos en las cosechas”
  1. Lur27 dice:

    Guau! Precioso el círculo de arriba.
    Siempre me han llamado la atención estas cosas y nunca he sabido que pensar sobre ellas. Realmente viendo algunos círculos, como el primero de este artículo, me parece un tanto dificil pensar que un par de tipos, equipados con cuerdas y tablas, sean capaces de crear algo así.
    Me ha parecido un artículo super interesante, aunque creo que siempre nos quedarán las dudas de saber quienes son los artífices de, para mí, estas obras de arte. ;)

  2. scubi dice:

    A mi tb me han impresionado mucho siempre éste tema…de hecho, creo recordar que fue una de las primeras cosas con temática OVNI…

    Está demostrado que muchas son fraudes…si, pero…algunas son TAN COMPLEJAS…que para haber sido tan perfectamente tramadas se deberian haber realizado mediciones…con el consiguiente despliegue logístico y… y alguien debio de ver algo…dudo mucho que TODOS guardaran el secreto…

    Esto me ha recordado lo de las líneas de Nazca (en google earth podréis ver fotos de satelite ;) )… ;)

    Salu2

  3. xMeNux dice:

    Gracias por este artículo, Mr.X. Una vez más me vuelves a asombrar con tus conocimientos, con la forma tan pragmática de hablar de un tema así y por dar todas las opciones para que cada uno tome en base a sucesos reales su propia opinión.

    Esperamos poder seguir leyéndote mucho más tiempo.

  4. Mr.IvanX dice:

    Un tema siempre muy interesante… estaria bien pillar un O.V.N.I en plena faena….

  5. Mr. X dice:

    Con un poco de retraso, gracias a todos por vuestros comentarios. Precisamente vuelvo de estar viendo las líneas de Nazca que Scubi nombra (además de otros aspectos de Perú), otro enigma tan impresionante como el tratado de los círculos.

  6. scubi dice:

    Verlos, de verlos en persona o de investigarlos??… qué suertudo y viajero¡¡¡ :D

  7. carlos dice:

    hola me ha llamado mucho la atencion es tipo de cosas y la figura primera es llamativa se ve que del circulo del centro depende todos los demas seran que existe una coneccion como ese del centro dependiera todo lo demas y ademas se ven tambien formando un monton de galaxias y los circulos pequeños como empezaron asi se ve como van creciendo y luego terminan estas pequeñas.pienso que si puede ser un mensaje de algo muy terrible que estará muy proximo a lo mejor de suceder le al planeta tierra si no cuidamos de el o a lo mejor indican que estos seres tratan de decir algo seran conquistas de ellos o es una pequeña muestra
    de hacer conocer al ser humano que ellos tienen una tecnologia muy avanzada y pienso que aparecen en estos Estados porque son los que han desarrollo muchas cosas de tecnologia y es para darles un mensaje, de que no sigan contaminando el planeta porque a lo mejor despues de haber sido un planeta muy sano se destruya asi mismo reduciendolo a algo tan chico como esos circulos pequeños que aparecen alli. ese es mi comentario.

Forma parte de la comunidad

Cuéntanos que opinas al respecto...
¡Y si quieres puedes completar el comentario incluyendo una imagen personal tuya que puedes conseguir en Gravatar!